Peris Brell 17B | 46022 Valencia
0034 963307071

Grupos principales de acero inoxidable

Grupos principales de acero inoxidable

El término “acero inoxidable” es un concepto genérico que engloba más de 120 tipos diferentes de acero inoxidable.
Durante décadas se ha desarrollado una enorme variedad de aleaciones que ofrecen las mejores propiedades para las más diversas aplicaciones. Todas estas aleaciones tienen una característica en común: debido al cromo que contiene la aleación no necesitan de nin- gún tipo de protección adicional de la superficie.

Este componente de cromo forma una capa de óxido transparente e incolora en la superficie que se obstruye por sí misma gracias al oxígeno del aire o el agua si se ha dañado la superficie. Los aceros inoxidables se encuentran resumidos en las normas DIN 17440 y DIN EN ISO 3506.

Las aleaciones de acero inoxidable se dividen básicamente en 4 grupos principales en función a su estructura cristalina.

Acero inoxidable martensítico

Según la estructura, se asignan a este grupo los materiales con contenido de cromo entre 10,5 y 13,0% y con contenido de carbono entre 0,2 y 1,0%. También pueden añadirse otros elementos en la aleación. La proporción de carbono debe permitir la aplicación del tratamiento de calor llamado «recocido». Esto permite que aumente la dureza.

Acero inoxidable ferrítico (acero al cromo)

Este material contiene porcentajes de cromo entre 12 y 18% y un contenido muy bajo en carbono inferior al 0,2%, por lo cual no puede endurecerse.

Acero inoxidable austenítico (acero cromo-níquel- molibdeno)

El acero austenítico cromo-níquel ofrece una combinación especialmente rentable por su funcionalidad, sus propiedades mecánicas y la resistencia a la corrosión. Son el grupo más importante de los aceros inoxidables y se recomiendan para aplicaciones diversas. La propiedad más relevante de este grupo de acero es su alta resistencia a la corrosión que mejora con una mayor aleación, especialmente, de cromo y molibdeno. Como en el acero ferrítico y el acero austenítico, para conseguir unas buenas propiedades técnicas se ne- cesita una estructura de granulación fina. Finalmente, como tratamiento de calor se lleva a cabo un recocido de solubilización a temperaturas entre 1000o C y 1150o C con un enfriamiento en agua o aire para evitar la for- mación de residuos.

Al contrario que los aceros martensíticos, los austeníticos no pueden endurecerse. La alta capacidad de tensión de los aceros austeníticos garantiza una buena moldeabilidad en frío. La estructura austenítica tiene un porcentaje de entre 15 y 26% de cromo y de entre 5 y 25% de níquel. Añadiendo una aleación de entre 2 y 6% de molibdeno, se incrementa la resistencia al ácido y a la corrosión. También se incluyen los llamados aceros inoxidables estabilizados que se alean con titanio o niobio. Estos elementos impiden la formación de carburos de cromo durante la soldadura.

Acero inoxidable austenítico-ferrítico
(los llamados aceros dúplex)

Los aceros dúplex, llamados así por sus dos componentes estructurales, contienen entre un 18 y 25% de cromo, entre 4 y 7% de níquel, y hasta un 4% de molibdeno en una estructura de acero austenítico-ferrítico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.