Peris Brell 17B | 46022 Valencia
0034 963307071

Tacos de expansión

Un taco de expansión metálico es un taco que se utiliza específicamente para fijar objetos pesados sobre materiales huecos. Un taco clásico, por su diseño, puede ser arrancado de un material hueco debido al peso del objeto que sostiene. Dado que su deformación es limitada y longitudinal, no dispondrá de la superficie de apoyo suficiente para evitar el arrancamiento. Por su parte, el taco de expansión metálico se adecúa perfectamente a los materiales huecos al aumentar su superficie de agarre.

 

El cuerpo de un taco se compone de un collarín, una cabeza roscada, ramas deformables, un refuerzo, una tuerca y un tornillo metálico. En efecto en el taco se produce una deformación por expansión.

 

Una vez insertado en un agujero y engastado usando unos alicates específicos denominados alicates para clavijas o alicates de expansión, el taco se despliega y queda sólidamente anclado en el material. Las ramas deformables se pliegan y se aplastan en la trasera del material hueco (en forma de paraguas o de estrella), agrandando así la superficie de apoyo y generando una resistencia óptima frente al arrancamiento.

 

Cuando no se llevan a cabo preparativos previos se recomienda no fijar objetos que superen los 40 kilogramos y en particular sobre placas de pladur. Por el contrario, con una buena preparación (colocación de soportes, señalización de los perfiles, instalación de refuerzos, etc.) podrás fijar objetos muy pesados como un calentador de agua o una pantalla plana de grandes dimensiones.

 

Con independencia de la naturaleza de tu pared, siempre encontrarás un taco de expansión metálico adaptado y que garantice una fijación sólida y duradera. Existen tacos con diferentes longitudes, con diferentes diámetros y con diferentes formas.